No me hagas pensar

¿Cómo usamos la Web? “No me hagas pensar” nos ofrece de manera fácil, sencilla y humorística un recorrido sobre los principios de la usabilidad en la Web. ¿Pensamos en la Web? En realidad, la mayoría de los usuarios “ven sin ver”, es decir, ven de un vistazo, de manera mecánica y sin pensar. Por ello, Steve Krug nos propone ciertos conocimientos para mejorar nuestro comportamiento.

¿Cómo diseñan la Web? “No me hagas pensar” plantea las claves esenciales que los diseñadores deben tener en cuenta a la hora de diseñar los sitios web.

En definitiva, este libro nos permite conocer a fondo los entresijos de los sitios web y reflexionar sobre nuestro comportamiento en la Web. 


¡NO ME HAGAS PENSAR!

Primera norma de la usabilidad de Krug

¿Qué es lo más importante de una página web? ¿Por dónde comienzo a leer? Claridad, accesibilidad, evidencia y obviedad deben ser nuestras principales metas a la hora de crear un sitio web. De este modo, la primera norma de la usabilidad es no hacer pensar a los usuarios. Así es, que entiendan y deduzcan a la perfección, de un solo vistazo, de manera rápida y sencilla, los contenidos, la apariencia y la disposición de una página web. En definitiva, amigable y fácil de usar para todos, incluso, para aquellas personas menos familiarizadas con la Web.

Concretamente, Krug nos plantea una serie de aspectos e interrogantes que podrían detenernos y hacernos pensar de manera innecesaria porque no son evidentes. Por ejemplo, los nombres bonitos, técnicos o inusuales o los vínculos que no tengan apariencia de tal cosa pueden confundir al usuario porque no se distinguen del resto.

Asimismo, cabe mencionar que las búsquedas de algunas librerías son realmente confusas porque nos dan varias opciones que incluyen hasta menús desplegables (Título, autor, palabra clave). Por tanto, ¿cómo formulamos la pregunta al buscador? Sin duda, el usuario pierde tiempo en pensar cómo realizar una simple búsqueda por lo que aumenta la probabilidad de que abandone el sitio web. No obstante, algunas páginas como Amazon o Google proporcionan al usuario búsquedas claras y evidentes.

Desde mi punto de vista, un ejemplo de búsqueda confusa sería la de la librería de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) de Madrid en la que aparecen varias opciones que despistan al usuario.

Por tanto, la finalidad de la usabilidad consiste en facilitar de una u otra forma el trabajo de los usuarios eliminando todo tipo de interrogantes para que “entiendan la web sin pensar en la web”. No obstante, como no todo puede ser obvio siempre existirán algunas pequeñas cosas que nos hagan pensar un poco.

Pero ¿por qué es tan importante el aspecto y la eficacia de las páginas diseñadas? Según Krug, la mayoría de las personas dedicarían menos tiempo y abandonarían el sitio antes por la frustración de no entender.


¿CÓMO USAMOS REALMENTE LA WEB?

Ojear, ser suficiente y arreglárselas

¿De qué forma utilizamos la Web? En la mayoría de la ocasiones, los usuarios que acceden a un sitio web simplemente echan un vistazo y leen rápidamente parte del texto haciendo clic en los vínculos que les resulten más interesantes a primera vista. Se trata de un comportamiento totalmente espontáneo y desordenado donde no sigue ningún tipo de reglas y que, en concreto, depende de cada persona. Por ello, sería absurdo e iluso afirmar que sí se revisa todo el contenido de una página, es más, la atención se podría asemejar a la que prestamos desde un coche a un cartel publicitario, es decir, casi nula.

No obstante, para diseñar páginas web eficientes habrá que convivir con tres factores sobre cómo se utiliza la Web que Krug establece:

1. No leemos las páginas; las hojeamos:
¿Por qué hojeamos? Los usuarios invierten muy poco tiempo y únicamente leen por encima y de manera rapidísima en busca de palabras que capten su atención. Asimismo, en ocasiones tan sólo nos interesan determinadas partes como, por ejemplo, si queremos comprar un boleto de avión nuestra vista irá directamente a la parte donde se efectúa la compra y nos olvidaremos del resto. Por tanto, hojeamos de la misma manera que las páginas de un periódico o revista

2. No tomamos decisiones óptimas. Nos es suficiente:
Aunque lo ideal sería considerar las opciones disponibles y, posteriormente, elegir la mejor opción; la realidad es que nos quedamos con la primera opción más razonable, esto es, aquella que parece correcta y satisfactoria a primera vista. Pero ¿por qué nos conformamos? Dejando a un lado la prisa por encontrar una respuesta, normalmente para el usuario sopesar entre diferentes opciones supone un esfuerzo sin una garantía de acierto. Además, las consecuencias del error se resuelven con un simple clic para volver a la página anterior.

3. No averiguamos el funcionamiento de las cosas. Nos las arreglamos:
¿Entendemos bien el funcionamiento de la Web? En general, la mayoría de los usuarios poseen un alto grado de desconocimiento en computación y simplemente se conforman en “arreglárselas” navegando. Esta situación no es extraña porque aunque todos usamos la Web sólo unos pocos saben a la perfección todos sus misterios.


DISEÑO DE PÁGINAS PARA HOJEAR, NO PARA LEER

¿Cómo logramos que los usuarios vean la mayor parte del sitio web? Krug propone cinco claves para retener la atención de los usuarios el mayor tiempo posible en una página.

1. Creación de una jerarquía visual clara:
En primer lugar, la página debe llamar la atención por un aspecto y apariencia clara y ordenada. De este modo, todas las cosas deben estar relacionadas entre sí en bloques o secciones y se debe situar lo más importante como, por ejemplo, los titulares, de forma más prominente (negrita, mayor tamaño…).

2. Aprovechamiento y uso de las convenciones:
Las convenciones siempre favorecen porque facilitan el entendimiento y ahorran tiempo. ¿Familiarizados con la Web? Al igual que todos sabemos cómo hojear un periódico, del mismo modo, también sabremos cómo hojear la Web. Así, las convenciones ayudan a desplazarnos de una página a otra, incluso, cuando está en otro idioma.

 3. División de las páginas en zonas claramente definidas:
Si las zonas de una página están bien definidas los usuarios podrán fácilmente y de un simple vistazo señalar y decidir cuáles de ellas eligen

 4. Dejar bien claro sobre lo que se puede hacer clic:
Uno de los puntos más importantes en la Web son los vínculos donde poder hacer clic. Por tanto, deben diferenciarse del resto “para que haga clic” sobre ellos y no sean un interrogante.

 5.  Minimizar el ruido
Muchos sitios web tienen tanta información que pueden producir hasta sensación de desasosiego y malestar provocando lo que se considera como ruido visual. Asimismo, el ruido de fondo de algunas páginas también es inadecuado porque confunde y desorienta a los usuarios.

¿ANIMAL, VEGETAL O MINERAL?

¿Cuántas veces hacemos clic en un mismo sitio? Infinidad. ¿Y por qué no nos importa? Porque en ocasiones acertamos en nuestra búsqueda. Y, como apunta Krug, “tres clics mecánicos e inequívocos equivalen a un clic que requiere cierto grado de reflexión”.

Por tanto, en la Web elegimos mecánicamente porque casi siempre nos enfrentamos a opciones donde apenas tenemos que reflexionar como, por ejemplo, al elegir el idioma de un sitio web.


OMISIÓN DE PALABRAS INNECESARIAS:

Las palabras innecesarias de la Web únicamente crean ruido y estorban la lectura. Por ello, Krug propone “eliminar la mitad de ellas” sin perder nada de valor para mostrar sólo lo útil y necesario. Sin duda, no hay que ocupar espacio por ocupar. Además, con esta eliminación realzaremos el contenido verdaderamente práctico y permitiremos que el usuario vea más palabras de un simple vistazo.

Por tanto, el discurso innecesario debe desaparecer porque carece de contenido y sólo está enfocado a darnos la bienvenida en las páginas y a elogiarnos por lo buenos que somos por haber llegado hasta allí. No es de extrañar que los usuarios no prestan atención a estos discursos y vayan directamente al grano de la información.

Asimismo, también hay que omitir las instrucciones porque son farragosas,  complicadas y muy largas. Es más, ¿cuántas personas leen las instrucciones? La verdad es que casi nadie.


SEÑALES EN LA CALLE Y MIGAS: Diseño de la navegación

¿Navegación clara, sencilla y coherente? Los usuarios permanecerán y volverán a un sitio web si se sienten cómodos en la navegación.

La navegación es un proceso en el cual los usuarios deben tomar determinadas decisiones al igual que cuando acudimos a un centro comercial. De este modo, dependiendo de las indicaciones, la prisa que tengamos, lo familiarizado que estemos con el sitio o nuestra confianza puesta en él, trataremos de encontrar lo que buscamos de una manera o de otra.

En primer lugar, cuando accedemos a un sitio web tenemos que decidir si preguntamos o buscamos por nuestra cuenta y, posteriormente, si no lo encontramos nos dirigiremos a la herramienta de búsqueda, que sería el equivalente de preguntar a una persona.

Jacob Nielsen establece dos tipos de usuarios: “con dominio de la búsqueda” que buscarán el cuadro de búsqueda en cuanto visiten el sitio o “con dominio de los vínculos” que intentarán buscar por sí mismos y sólo investigarán cuando se queden sin vínculos sobre los que hacer clic o cuando el sitio les produzca frustración.
Y, ¿por qué “navegamos” en la Web? Tal y como nos dice su definición navegar es  “ir de un sitio a otro” y “averiguar dónde estamos”  porque no contamos con espacios físicos y estamos perdidos continuamente. Además, las convenciones nos facilitan encontrar lo que buscamos más rápido.

La navegación coherente o global describe el conjunto de los elementos de la navegación que aparecen en todas las páginas del sitio web, a excepción de la página principal y los formularios que se rigen por otras normas.

Además, deben incluir 5 elementos esenciales: identificación del sitio en la parte superior de la página; secciones que son los vínculos a las secciones principales del sitio; utilidades, vínculos a los elementos importantes que nos pueden ayudar (Mapa, Contacto…); regreso a la página principal con “inicio”; cuadro de búsqueda sencillo y claro.

Y ¿los nombres de las páginas? Son las señales de las calles en la Web y, como en la vida real, se deben encontrar sin el menor esfuerzo. Todas las páginas necesitan un nombre que se lea con claridad y que corresponda sobre lo que se ha hecho clic para que el usuario no se frustre y pierda la confianza.

La sensación de “perdido en el espacio” se contrarresta bien con indicadores de “Usted está aquí” o bien con Breadcrumbs (migas) que también nos indican dónde estamos. Las migas de pan muestran el camino desde la página principal al lugar donde nos encontramos.

Otra opción de navegación son las fichas que se asemejan a los separadores con etiquetas de las carpetas. Las fichas permiten separar por secciones que se abren sólo con hacer clic sobre ellas. De este modo, suponen una ventaja de navegación al mismo tiempo que crean la ilusión de espacio físico.


DISEÑO DE LA PÁGINA PRINCIPAL:

Parece sencillo diseñar una página principal de un sitio web. Pero ¿en realidad lo es? Ya sabemos todos los elementos que contiene pero siempre habrá algo más que mostrar, incluso, lo que no estoy buscando y que me podría interesar.

¿Por qué? La página principal es la más importante, la más visitada y la más comentada. Por ello, tiene que atraer y cautivar a los usuarios. Además, debe responder a cuatro preguntas: ¿Qué es esto?¿Qué tienen aquí?¿Qué puedo hacer aquí?¿Por qué debería estar aquí y no en otro lugar? Estas cuestiones dejan claro qué es el sitio y disminuyen la probabilidad de fuga de los usuarios.

¿Cómo damos a entender el mensaje? En concreto, a través de la línea de etiquetas y del anuncio de bienvenida encontraremos frases explícitas de lo que es el sitio.

La línea de etiquetas o tagline es una frase que describe de forma concisa el objetivo de sitio web. Suele encontrarse al lado del identificador y debe ser claro, corto, informativo e ingenioso. No obstante, no se trata de un lema del tipo “Está en buenas manos”.

Pero…una vez que sé lo que estoy buscando ¿por dónde empiezo? La página principal debe dejar claro en dónde buscar y navegar. A partir de ese momento, la navegación de la página principal puede ser única. No obstante, siempre se deberá tener en cuenta que promocionar muchas cosas es un grave error porque el tráfico se concentra únicamente en la publicidad y el resto pierde efectividad.

EL GRANJERO Y EL GANADERO DEBEN SER AMIGOS:

Por tanto, ¿la Web se diseña en función de los diferentes gustos de los usuarios? No, cada usuario manifiesta una preferencias determinadas. Asimismo, cada componente de un equipo de diseño web, al mismo tiempo, usuario de la Web, posee sus propias percepciones. Inclusive existen diferentes entre la opinión de los diseñadores y la de los desarrolladores.

Por tanto, ¿cómo deberán diseñar? La cuestión es basarse en la experiencia y en pruebas de usabilidad que permitan obtener las respuestas del manejo de la Web. El resto es una pérdida de tiempo. 


Advertisements
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

One Response to No me hagas pensar

  1. Noelia

    Falto el título de tu ensayo.

    La liga de la Universidad Rey Juan Carlos, no funciona.

    ¿Y los capítulos extras y las conclusiones?

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s