¿Nubes verdes?

Sabemos perfectamente que las nubes son masas formadas por gotas de agua y que se encuentran suspendidas en la atmósfera. No obstante, ¿conocemos el término cloud computing o nube digital? One Planet, programa radiofónico de la BBC, ha investigado sobre este concepto y el consiguiente impacto ambiental que provoca en la era digital.

Según el periodista, una nube digital se podría imaginar como algo etéreo, es más, como algo místico que está en el cielo. Sin embargo, el término cloud computing responde a un sistema de archivos alojados en almacenes o edificios gigantes alrededor del mundo denominados centros de datos o data center. Concretamente se trata de servidores que permiten el almacenaje y el flujo de archivos a través de Internet. De esta forma, todos los documentos de todas y cada una de las personas sumergidas en el mundo de la computación se alojan en lugares físicos y concretos.

El problema se deriva de la enorme cantidad de energía necesaria para alimentar a estos centros. ¿Cómo se consume energía y se provoca un problema ambiental? La industria de las Tecnologías Industriales (TI) ha sido duramente criticada por el impacto del consumo energético y por la producción de carbono al medio ambiente debido al abuso exagerado de la energía. Y es que todos contribuimos a agravar este problema simplemente con cada uno de nuestros clics porque “cada clic utiliza energía en algún lugar”. De este modo, cabe señalar que nuestra actividad en línea genera daños y consecuencias negativas.

Por tanto, ¿cómo lograríamos solucionarlo y ahorrar energía? Recientemente han surgido en el norte de Europa una nueva generación de centros de almacenaje que funcionan con máquinas que se enfrían gracias al aire frío de estos lugares que experimentan condiciones meteorológicas extremas y se calientan con energía renovable barata.

One Planet se ha dirigido a una de estas instalaciones en Islandia, en concreto, al primer centro de datos sin emisiones de carbono en el mundo. Se trata de una antigua base aérea de la OTAN, hoy en día, un edificio vacío y enorme donde se guardan servidores.

El periodista de la BBC acude personalmente a la instalación y junto con uno de los oficiales visita los distintos departamentos del edificio, incluso, el área de enfriamiento que funciona como un sistema termodinámico. Asimismo, acuden a “la nube”, un cuarto lleno de máquinas con cavidades en las paredes debido al continuo y acelerado crecimiento de la nube que se encuentra en plena construcción.

Cabe destacar que el entrevistado realiza una comparación de la energía producida haciendo una analogía entre una laptop multiplicada por 2000 servidores para imaginarnos de manera objetiva la cantidad de energía generada. Además, afirma que ha escuchado recientemente que el 90% de los centros de datos han sido creados en los últimos dos años por lo que es normal que se creen locaciones tan gigantescas como la de Islandia para poder brindar servidores que puedan ser alimentados por energía renovada y barata.

La red social Facebook se convirtió en la última compañía que movió su centro de datos al norte de Suecia. Por tanto, ¿las grandes compañías de Internet pueden reducir la huella de sus operaciones? Sí, y así lo están haciendo desde el momento en el que se han pasado a la energía renovable y barata.

Entre ellas, también se encuentra el gigante Google que se trasladó a Finlandia. Google destaca por ser la empresa que consume ella solita el 1% de la energía eléctrica del sector. Por ello, está interesada en “verdear” sus nubes. Su centro de datos se sitúa en un lugar geográfico ideal, en el interior del mar de Finlandia, rodeado por pura agua del Golfo donde ese agua ya enfría naturalmente el lugar sin necesidad de usar reenfriamiento mecánico. De este modo, reduce sus gastos y su consumo energético.

Sin duda, somos conscientes del impacto ambiental y las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera creadas por el consumo eléctrico. Por ello, es más fácil avanzar y crear soluciones efectivas para reducir y minimizar los riesgos existentes. De este modo, paso a paso vamos por un buen camino para ser un poco más verdes también en el ámbito de la tecnología y la red.

Advertisements
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s